No hay nada como el olor rancio de los zapatos mojados. Podría entrar en detalles, pero si alguna vez ha tenido un par de zapatillas empapadas, ya sea por la lluvia, la nieve o un charco y las olió unas horas después sabrá exactamente de lo que estoy hablando

En tales casos, es fundamental secarlos lo más rápido posible. Este artículo le explica dos formas de secar sus zapatos de cuero empapados en agua o zapatillas humedecidas, para que pueda evitar ese olor del día después y tenerlos listos para usar dentro de las 24 horas.

Táctica 1: Periódico

Si, periodico. Te sorprendería saber cuántos corredores profesionales usan una bola de periódico arrugado, insertada en el zapato como su método preferido para secar los zapatos. Si lo prueba, es probable que se sorprenda por la cantidad de humedad que se puede eliminar con este método simple y gratis.

Consejo 1: asegúrese de sacar las plantillas previamente para optimizar los resultados. Siéntase libre de tirar esas plantillas y comprar unas nuevas en Lomas Taller de Calzado o meterlas en la secadora para un secado rápido, que le costará prácticamente lo mismo.

Consejo 2: asegúrese de cambiar el periódico cada pocas horas, ya que se humedecerá cuando comience a acumular humedad. Recomendamos reemplazar el papel de periódico cada tres o cuatro horas.

Consejo 3: Envuelva el exterior del zapato en el periódico también. Sujételo con gomas elásticas.

Táctica 2: La secadora

Atención: Esta es una práctica bastante peligrosa para la integridad de sus zapatos de cuero

Esta técnica implica quitar los cordones de los zapatos y luego colocar los zapatos en la secadora. En lugar de simplemente tirarlos en la secadora, para que se golpeen con las paredes en el ciclo de centrifugado o se enganche alguna cremallera o adorno en algún orificio del tambor de la secadora, envuélvalos en una toalla vieja grande que puede anudar con los zapatos en su interior. De esta manera, los zapatos no son maltratados por el rápido giro y por lo tanto, los golpes en la secadora.

Advertencia: ¡solo use este método cuando esté en una situación desesperada! Aun así, ¡mantenga la secadora a temperatura muy baja! (Siempre puede poner otro ciclo si entiende que no están lo suficientemente secos después del primer ciclo). De no hacerlo así puede estropear su par de zapatos irremisiblemente.

Hay dos razones para desconfiar de las secadores. En primer lugar, el calor directo puede dañar el pegamento utilizado para mantener los zapatos de una pieza. En segundo lugar, los zapatos pueden perder flexibilidad.

Es fundamental rellenar la secadora con algo más que los zapatos, así no se golpearán contra el metal o entre sí, pero nunca tendrá garantías en cuanto a la integridad final del pegamento o las costuras . Es por eso que recomendamos este método como último recurso. ¡Has sido advertido!

No recomendamos utilizar técnicas como ponerlos al lado de la chimenea o fuente de calor similar. La chimenea absorbe tan rápidamente la humedad que puede resecar el cuero, llegando a cuartearlo o alterar la química de los pegamentos usados para el calzado

Deja un comentario

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad