¿No puedes deshacerte de aquellas botas Camper de los años de universidad o los zapatos por los que fuiste hasta el altar? Casi cualquiera sea su condición, si son zapatos buenos, podriamos revivirlos.

Los clientes a menudo sois sentimentales con respecto a vuestro calzado y estáis dispuestos a gastar algo de dinero para reparar zapatos viejos y muy desgastados a los que tenéis especial cariño.

Casi cualquier parte de un zapato puede repararse o reemplazarse.
Comenzando de abajo hacia arriba, las suelas de cuero se pueden reemplazar con cuero nuevo o con una suela Vibram. También hay medias suelas, donde una parte del cuero se puede reemplazar con Vibram, una forma de agregar agarre mientras se camina por las calles mojadas de la ciudad.

Los tacones gastados son otra solución fácil simplemente agregando un nuevo levantamiento: una capa de goma en la base del talón de un hombre o la punta del estilete de una mujer. Para preservar aún más los talones, Aplicamos un pequeño taco de goma sobre el elevador para evitar el desgaste adicional y mejorar la sensación de fluidez al caminar. Son fáciles de agregar y más asequibles que una sustitución de tacón completa en el futuro.

Las parte visible del zapato también pueden recibir tratamientos. Además de abrillantar un par de zapatos de cuero con betún, los talleres de reparación a menudo podemos limpiar en profundidad los materiales de gama superior: cuero, gamuza y nubuck. Y si decides que debes tener un par de zapatos del color de moda, el cuero también puede teñirse.

Y no olvides los detalles. Un nuevo par de cordones buenos puede refrescar completamente la imagen de un zapato, mientras que las cremalleras y hebillas rotas también se pueden reparar o reemplazar. Unas plantillas a medida de buena piel mejoran sensiblemente la sensación al caminar.

Como los precios de reparación varían dependiendo de muchos factores, entre los que destaca la dificultad del trabajo, es mejor consultar antes de decidir si podría tener más sentido comprar un nuevo par de zapatos. Nosotros somos profesionales y este es un arte que se ha trasmitido de mi padre que comenzó en la reparación de calzado en 1950. Le aconsejaremos siempre de la forma mas honesta y estudiaremos la viabilidad, le diremos sinceramente si merece la pena el dinero que le va a costar la reparación de ese par de zapatos tan queridos.

Consúltenos antes de tirarlos, un buen par de zapatos casi siempre lo merece.

Deja un comentario

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad