Ya sea que haya comprado un par de zapatos del zapatero de alta gama Stefano Bemer, o su primer par de zapatos de cuero de un fabricante nacional, mantener adecuadamente su calzado causa una buena impresión.

Estos son algunos consejos para proteger su inversión en calzado:

–Comienza dándoles un descanso a los zapatos entre cada uso, dejándolos airear uno o dos días. Para ayudar a mantener su forma, use una horma. Las de madera de cedro además ayudan a absorber la humedad y los olores.

–Los hormas de zapatos pueden sonar como algo que tendría en el armario tu abuelo, pero pueden ayudar a mantener la forma de un zapato. Forzar el zapato en la horma puede además a contribuir a estirarlos si son estrechos. Cuidado con no usar hormas demasiado grandes para nuestro calzado, podrían estirarlos irremisiblemente de forma no adecuada.
–Nada nos hace parecer más descuidados que un par de viejos, gastados o sin mantenimiento adecuado. Mantenga un par adicional de cordones en la caja de zapatos para no correr el riesgo de salir de la casa sin cuidar este detalle, que aunque nimio, es muy llamativo. Asegúrese de que tengan el largo y la forma adecuados, ya que los cordones existen en versiones planas o redondas.
–Si vive en un clima con condiciones climáticas variables, use un protector de cuero o gamuza para repeler el agua. Si bien no hará que los zapatos sean completamente impermeables, ayudará a evitar las manchas.

–Poner brillo en sus zapatos es fácil de hacer con nuestar gama de abrillantadores disponibles en pasta o líquido. Verifique que el color coincida correctamente o vaya a lo seguro con una opción neutra.
–Para calzado de ante, gamuza y nubuck, muy delicados, manténgase alejado de los abrillantadores. En cambio, use el cepillo suave específicamente diseñado para estos materiales. Luego puede aplicar un aerosol para aportar resistencia al agua y a las manchas. Es importante que, si un día sale de tapas con los amigos, no le caiga el aceite de los boquerones en vinagre. Esa es una marca prácticamente indeleble en sus zapatos de ante

–Un acondicionador de cuero puede ayudar a proteger las pieles manteniéndolas flexibles. Si bien en un sofá de cuero puede verse bien el paso de los años y se denomina vintage , no se puede decir lo mismo del calzado, no parecen vintage, son viejos.

–Y Por último, para aquellos que disponen de poco tiempo para cuidar su propio calzado, las visitas periódicas a un taller de reparación de calzado pueden dar los mismos resultados, seguramente mejores.

Deja un comentario

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad